Tos crónica y persistente.

Cuando desde hace tiempo no paramos de toser, con un carraspeo continuo que nos irrita la garganta, podemos echar mano de un remedio casero y natural a base de agrimonia.

Básicamente consiste en realizar gárgaras con una infusión de agrimonia, una planta antiinflamatoria y antiinfecciosa que mejora los problemas que produce la tos irritativa y el carraspeo.

Para preparar esta tisana se necesita 20 gramos de hojas secas de la agrimonia por cada litro de agua hirviendo. Podemos endulzar la infusión con una cucharada de miel de romero.

Hay que realizar las gárgaras tres veces al día, después de desayunar, comer y por último, después de cenar. Verás como notas una mejora y un alivio en la garganta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario