La mostaza.

Existe la creencia que el aceite de mostaza, aplicado sobre el pecho con un ligero masaje facilita la expulsión de tóxicos y flemas cuando la tos va acompañada de secreciones. Y aunque científicamente no se ha intentado demostrar, lo cierto es que se utiliza desde hace cientos de años como remedio casero y natural para los males de gripes, tos, rinitis, congestiones del sistema respiratorio, y otras más aplicaciones.

Aunque podamos aplicar el aceite de mostaza, comprado directamente en una herboristería, también podemos utilizar un cataplasma hecho con harina de mostaza negra, que se aplican de forma tópica unos 20 minutos en la zona pectoral con una tela delgada. Para prepararlo, debe mezclar una cucharada de mostaza en polvo con cuatro cucharadas de harina. Algunas personas, añaden una clara de huevo a la mezcla.

Otra forma para  poder aplicar, sobre todo en las toses que cuesta la expulsión de las flemas, es echar en un baño caliente el mismo polvo de mostaza junto con las sales de baño. El agua debe estar caliente para que suelte los vapores que se deben respirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario